top of page
  • Nisha Chabaldas

Buscando la pieza más importante de mi puzle 🧩

Actualizado: 17 ene 2022

¡Hola! ¿Cómo estás? Soy Nisha y este es el primer blog que escribo. Me gustaría compartir contigo la experiencia personal que me llevó a un viaje de auto conocimiento.

¿Alguna vez has sentido que estás constantemente buscando algo en tu vida y no sabes qué es? Como si faltara una pieza de un puzle 🧩, y quizás la más importante.

¿Alguna vez intentas buscar una validación desde fuera para completar el vacío que estás sintiendo y sentirte mejor? “¿Quizás si consigo ese aumento de sueldo?” “¿Y si cambio de trabajo?” “¿Y si empiezo a ir al gimnasio?” “¿Y si socializo con gente nueva?” ...


Pero la búsqueda constante nunca se acaba.

¿Te suena familiar? Si alguna vez te has sentido así, estás en el lugar correcto. 😉

Voy a empezar contándote un poco sobre mí.


Nací en Ceuta, una ciudad pequeña española situada en el norte de África. Soy española, sin embargo, mi familia proviene de la India. Mi madre nació en Bombay (Mumbai) y mis abuelos paternos emigraron de la India a España a finales de los años treinta.


Mis amigos dicen que soy un completo mix-masala. 😊 Soy española, viví en el Reino Unido durante muchos años, nací geográficamente en el continente africano y mis orígenes son de la India. ¿Podría ser más confuso? 😉

De niña era muy tímida con la gente que no conocía, pero una charlatana cuando me sentía cómoda y protegida.


Cambié una vez que fui al colegio interno a los 13 años. Me volví más simpática, sociable y aprendí a adaptarme rápidamente a diferentes situaciones. Me sentía muy feliz al sentirme querida por los demás, disfrutaba de estar con la gente y sentía más confianza en mí.

A medida que crecí, me di cuenta de que me había estado adaptando mucho en la vida, y en todo tipo de situaciones: en el trabajo, con los amigos, socialmente, en diferentes entornos y culturas. También es algo que veía mucho en casa con mi madre. Ella siempre nos enseñó la importancia de adaptarnos en la vida.

Me adapté felizmente. A veces porque quería, pero muchas veces porque quería caer bien a los demás, sentirme querida, sentirme valorada por otros y encajar. Quería sentirme reconocida por la gente.


Me di cuenta de que siempre estaba buscando la validación, el amor y la aprobación desde fuera; en vez de mirar hacia adentro y observar cómo me sentía realmente.

¿Alguna vez has sentido que patrones similares se repiten en tu vida? ¡Como una llamada de atención! Pero eliges ignorarla, en lugar de observar lo que realmente está sucediendo en tu vida. ¿Qué te está tratando de decir?

Yo la he sentido varias veces, sin darme cuenta de que era "la llamada", y la ignoré. Sin embargo, cuando miro ahora hacia atrás, probablemente no estaba preparada para lidiar con aquello en ese momento.


A veces me daba cuenta de que una parte de mí se sentía un poco inquieta o insegura. Sin embargo, optaba por ignorarlo y me distraía haciendo planes con los amigos. A veces incluso me enfadaba conmigo misma por sentir esas emociones.

Si sentía un vacío, intentaba llenarlo a través de un factor externo. Por ejemplo: cambiar de proyecto, comprarme un pequeño capricho, quedar con los amigos, apuntarme a clases de baile, mudarme de ciudad... ¡Y así, sucesivamente!


En ocasiones pensaba en los errores que había cometido y me decía a mí misma "debería haber hecho esto ... debería haber hecho aquello ...", en lugar de decirme primero "¡muy bien Nisha por intentarlo!".


A lo largo del tiempo, me di cuenta de que ni siquiera eran errores, sino parte de mi proceso de aprendizaje. Y probablemente hice lo mejor que pude en aquel momento. Sinceramente, a veces es bueno caerse. ¡Es la mejor forma de aprender! 😉 🙃


En noviembre del 2011 tuve un tema de salud complicado, una infección seria que hizo que apenas pudiera caminar. Tuve que dejar mi trabajo en Londres y regresar a España. Necesitaba que mi familia me cuidara y tarde casi 9 meses en recuperarme. Recuerdo que me sentía un poco enfadada y frustrada conmigo.

A veces, somos nuestro peor enemigo. Si un niño se cae, lo primero que haces es abrazarlo y asegurarte de que está bien. Haces todo lo posible para consolarle y hacerle saber que no pasa nada. Pero con nosotros en ocasiones hacemos lo contrario.


No nos damos cuenta de lo duros que somos con nosotros mismos, cómo nos hablamos, cómo nos juzgamos. Y a través de las experiencias en nuestra vida, desarrollamos una serie de creencias limitantes en nuestra mente, como por ejemplo: "No soy suficientemente bueno", "No tengo mucha confianza en mi".


Como resultado, situaciones similares se van repitiendo en nuestras vidas, que vuelven a confirmar estas creencias limitantes, que nos hacen creer que son verdaderas y las seguimos reforzando.

Pero no lo son; de hecho, ¡podemos cambiarlas! De la misma manera que las hemos creado en nuestra mente, podemos cambiarlas por creencias potenciadoras.

Y ahora la pregunta del millón. 😊


Entonces, ¿qué es lo que me ayudó a encontrar la pieza más importante de mi puzle? 🧩


Y la respuesta es… Coaching y EFT tapping. 😉


Comencé un proceso de coaching con mi maravillosa mentora y amiga Edith Rivas Pérez en 2019. Quería un poco de ayuda y orientación para descifrar mi futuro proyecto.


En febrero del 2020 nos dimos cuenta de que tenía un objetivo previo en el que trabajar, que era vital para mí: conectar conmigo misma y aprender a valorarme más. ¡Aceptar que soy perfectamente imperfecta! 😉🙃


Me di cuenta de que esa búsqueda constante hacia el exterior en realidad era una búsqueda conmigo, hacia dentro. ¡Por fin encontré la pieza más importante de mi puzle! 🧩 😊


Las sesiones de coaching con ella, y las muchas sesiones de tapping que me hice, me ayudaron a alcanzar este maravilloso logro, un encuentro conmigo misma, ¡que no tiene precio! 🥰🥰


El período de confinamiento también me ayudó a enfocarme y mirar hacia adentro, ya que no había distracciones externas.


Descubrí que las inseguridades e inquietudes que sentía me ayudaron a ponerme en ese camino, en esa búsqueda y a reconciliarme con mi pasado. ¡Como un despertar! Aprendí a ser más amable conmigo, a quererme, a confiar más en mí y seguir mi intuición.

Cuando ocurre esta transformación y te aceptas por completo, observas cómo cambian otras cosas a tu alrededor. Tú cambias, tu actitud cambia, tu reacción hacia los demás cambia, lo que paralelamente también hace que cambien los demás.

Esta solo ha sido una transformación y habrá muchas otras en la vida, que probablemente pasarán por un proceso similar. La vida es un proceso de aprendizaje constante, en el que crecemos y evolucionamos continuamente a ser una mejor versión de nosotros mismos. Aprendiendo a ¡ser lo mejor de ti!

Puede ser que te sientas un poco identificad@ con algunas de las experiencias que he compartido y quizás también un poco aliviad@ al saber que no eres la única persona rara (en el buen sentido) en este mundo. Si es el caso, ¡bienvenid@ al club de los locos! 😉🙃

Escribir este blog y exponer mis emociones frente al mundo no ha sido una tarea fácil para mí. Las personas que me conocen bien saben que soy una persona muy reservada. Sin embargo, la experiencia de conectar con uno mismo es tan bonita, liberadora y gratificante que quise compartirla con otras personas que quizás estén experimentando algo similar en la vida.

En este viaje y proceso he querido agradecer a mis amigos y a mi familia que han sido un gran apoyo.


A mi queridísima coach, mentora y gran amiga Edith Rivas Pérez, quien ha sido el pilar de esta transformación. ¡Mi ángel de la guarda! Me ha apoyado y me ha acompañado durante todo el proceso sujetando mi mano con muchísima paciencia. Ella creyó en mí y me enseñó a creer en mí. Ha sido un viaje muy bonito juntas y siempre le estaré agradecida. ¡Muchas gracias! 🙏🏽🥰❤️


Por último, quería darme las gracias a mí por haber tomado la iniciativa y haber sido valiente en hacer este proceso de crecimiento personal que me ha ayudado a tomar consciencia y conciencia, y a redescubrirme.

Agradezco a mi pasado; si no fuera por todas las experiencias que viví (especialmente las malas), probablemente no estaría aquí hoy compartiéndolas contigo. También estoy agradecida a mi presente por aprender, observar y apreciar la vida.


Y a mi futuro, te dejo este maravilloso regalo, ¡este blog! Un recordatorio para los momentos en los que quizás vuelva a dudar de mí o sienta un poco de miedo. Porque los habrá y está bien sentir todas esas emociones, sin juzgarlas y rechazarlas. Como diría mi querida amiga Edith, aprender a juzgar menos y jugar más. Y a darnos el permiso de elegir lo que queremos, sin olvidarnos del amor y el humor.

Este blog me ayudará a animarme y recordarme de que la vida es una curva de aprendizaje constante, y tenemos todos los recursos que necesitamos dentro de nosotros.


Espero que este blog te haya resultado útil, y si estás pasando por alguna lucha similar, recuerda que no estás sol@. ¡Cree en ti, amate, date permiso, diviértete y aprende a “ser tu mejor amig@!” 😉😊

Si tienes la oportunidad, te recomiendo compartirlo y trabajarlo con un mentor que pueda acompañarte en el proceso. ¡Es mucho más divertido!


Si te apetece regalarme algún comentario o tienes alguna pregunta, puedes comentar a continuación. ¡Me encantaría saber de ti!


¡Muchas gracias por leer el blog y espero que lo hayas disfrutado! 😊🙏🏽

Nisha Chabaldas

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page